En Grupo Primafrio estamos altamente comprometidos con el cuidado del medioambiente. Por ello, nuestro futuro avanza hacia una actividad zero emisiones, tanto en el transporte de mercancías como para mantener nuestros centros logísticos sostenibles y autosuficientes. Así lo ha manifestado nuestro compañero Adrián Valverde, responsable de I+D+i, en los dos encuentros internacionales en torno a esta materia a los que ha asistido este mes en representación de Primafrio. Estamos hablando del “Green Gas Mobility” y de la jornada “Decarbonization of heavy transport and the role of hydrogen”.

Nuestra apuesta por la sostenibilidad viene de lejos. Y es que, en línea con nuestra Política de RSC, pilar fundamental dentro de nuestro plan estratégico, en Primafrio trabajamos en el desarrollo de nuevas palancas de negocio que nos han permitido traccionar iniciativas importantes en este sentido, convirtiéndonos en la primera compañía de logística y transporte en Europa que participa en proyectos de la Unión Europea, liderados desde Bruselas.

Igualmente, en Primafrio hemos incorporado a nuestra flota camiones propulsados a gas, la intermodalidad a través de Primavia y la integración de motores Euro VI, un sistema que reduce las emisiones contaminantes.

Generación y aprovechamiento de recursos propios

Para responder a los actuales retos medioambientales, hemos comenzado una transición energética hacia fuentes de energía más sostenibles, por ello, disponemos de unas instalaciones preparadas para la generación y aprovechamiento de recursos propios. Ubicada en Alhama de Murcia, esta plataforma logística de 300.000 metros cuadrados está preparada para generar su propia energía a partir de una planta de paneles fotovoltaicos con una potencia total instalada de casi 1 MW de energía eléctrica 100% renovable destinada a autoconsumo, lo que permite nos permite reducir en un 40% el consumo de energía de red.

Asimismo, el agua  que utilizamos en la planta se recicla durante varios ciclos. A través de hidrantes y, mediante una estación de bombeo que conduce el agua procedente de lluvia, talleres, lavaderos y otros orígenes a una depuradora, el agua se almacena en embalses para su posterior reutilización. Gracias a estos procesos y a una innovación constante, avanzamos con paso firme hacia la economía circular y a favor de la sostenibilidad.